La filosofía del psiquiatra

Portada de Correo del Caroní (Venezuela)


Él, que fue tan rector como Lucena, y que publicó un libro donde se le chisporrotearon los verdaderos resultados del revocatorio del 2004


Dos refranes se me enredaron en las dendritas al escuchar a la macolla en pleno ejercicio del insulto y el irrespeto más obsceno contra la mayoría de los venezolanos. Son dos sentencias que se refieren a atracadores, salteadores, bandoleros y saqueadores. Del paremiario, la sabiduría popular ha resumido cierta conducta del espejo con aquello de que “Cada ladrón juzga por su condición”, pero simultáneamente recordé que “ladrón que roba a ladrón tiene cien años de perdón”.
La verdad es que este último no es aplicable a la oposición democrática en nuestro ex país, porque los expoliadores del socialismo del siglo XXI son los que se han adueñado del poder hace 17 años. El resto de los venezolanos -incluidos fanáticos y feligresía psuveca- somos las víctimas del desmadre orgánico que han desarrollado unos depredadores enmacollados. No sólo han desmantelado lo que quedaba de una república llamada Venezuela, la han convertido en una entidad forajida, tutelada por una tiranía que avergüenza al género humano. Decir Estado es faltar a la verdad.
Porque, en efecto, la institucionalidad está rodilla en tierra y al servicio exclusivo del triunvirato encogollado, cuya tarea explícita y también la subyacente es destruirlo todo y dejar a los venezolanos en estado de mendicidad, resignados, y claro, callados para que nadie ose cuestionar el expolio hambreador. Pero van más allá. Pues somos testigos directos de una violencia desatada que se ha llevado a unos 250 mil venezolanos, un número igual o superior a los que han muerto en un país en guerra como Siria. Es el récord Guinness de la vergüenza de la que capitostes y minpopos no dicen ni pío. Imagino que rebanar a la población con esta maquinaria del odio mortal es un objetivo encubierto: así el número de opositores es menor y la aritmética favorecería a la cúpula.
Cuando escucho al psiquiatra del mal -con su tonito de superioridad moral e intelectual- insultándonos desde el aparato de propaganda que tienen montado, me pregunto cómo puede atreverse a negar la evidencia de millones de venezolanos que fueron, voluntariamente, a firmar para allanar el camino democrático que nos permita salir de esta tragicomedia. Con actuaciones de perversos bufones, malignos y malísimos actores e impresentables directores, que nunca debieron llegar a dirigir ni siquiera un teatro de títeres para niños.
Él, que fue tan rector como Lucena, y que publicó un libro donde se le chisporrotearon los verdaderos resultados del revocatorio del 2004, es el operador electoral de esa patología del poder llamada PSUV. Ahora bien, esa “operación” para ese partido único significa que aunque llueva, truene o relampaguee ellos serán los ganadores así hayan perdido. Jamás se hará una lectura con la impronta de la derrota. Esta será tratada con el código del triunfo que le es inherente a estos desalmados, pero muy armados comunistas.
La filosofía del psiquiatra puede resumirse con aquello de “al enemigo ni agua”. Que pone en práctica sin que le importe por encima de cuántos cadáveres tenga que pasar. No tiene la más mínima consideración por las necesidades y sensibilidades del otro: llámese proletariado, trabajadores, profesionales, ciudadanos o electores. Con estos últimos se emplea a fondo con el látigo de una humillante descalificación y un desprecio que no disimula. Es en esencia un negrero del socialismo del siglo XXI. Toda una paradoja, pero de éstas están repletas las sentinas del comunismo.
De su paso por el CNE quedó una escuela del fraude y el timo, que las cuatro obedientes mujeres que allí se aposentan, han seguido al pie de la letra. Sólo leen en el libro de Jorge Rodríguez. Se comportan como repetidoras de quien tiene la vileza y malignidad como conducta permanente. Guapo, apoyado y provocador le resulta fácil revertir resultados electorales al contar con la aquiescencia del poder, al que rodea el alto mando militar, cómplice de todo lo que sufrimos los venezolanos en estos momentos aciagos. Lo dicho: cada ladrón juzga por su condición.
Agridulces
En estado de excepción hemos estado por más de tres décadas. Porque, excepcionalmente, sobrevivimos sin libertad, en medio de la más cruel de las violencias, de la emergencia sanitaria por falta de medicinas, de la escasez de alimentos básicos, de unos salarios miserables, de la más alta inflación del mundo y de una cúpula podrida y corrupta que amenaza y persigue con las armas y el miedo.


¿Se van a hundir con ese titanic cometiendo tropelías? Los jefes rojos se van con cuentas gordas en $


¿Se van a hundir con ese titanic cometiendo tropelías? Los jefes rojos se van con cuentas gordas en $



Gran aporte de coraje de Almagro
Militante activo de la izquierda de Uruguay de toda la vida, luchador enfrentado a las dictaduras militares de su país en los años 80, activista de la causa de los Derechos Humanos y del diálogo, Luis Almagro, actual secretario general de la OEA nos está dando una muestra excepcional de compromiso democrático.
“Que nadie cometa el desatino de dar un golpe de Estado en tu contra, pero que tú tampoco lo des. Es tu deber. Tú tienes un imperativo de decencia pública de hacer el referéndum revocatorio en este 2016, porque cuando la política está polarizada la decisión debe volver al pueblo, eso es lo que tu Constitución dice. Negar la consulta al pueblo, negarle la posibilidad de decidir, te transforma en un dictadorzuelo más, como los tantos que ha tenido el continente”, escribe en la contundente carta a Maduro.
“Debes devolverle a la Asamblea Nacional su legítimo poder, porque el mismo emana del pueblo, debes devolver al pueblo la decisión sobre su futuro. Nunca podrás devolver la vida a los niños muertos en los hospitales por no tener medicinas, nunca podrás desanudar de tu pueblo tanto sufrimiento, tanta intimidación, tanta miseria, tanto desasosiego y angustia”, le enrostra.
Pocas veces, en el mundo diplomático, se ve una conducta tan vertical y clara.
Venezuela estará eternamente agradecida. ¿Lo apoyarán las 33 cancillerías del continente o al menos una determinante mayoría?
 
   
Fujimori, en octubre de 2000, chillaba amenazante contra la mayoría del país que le reclamaba el fraude electoral contra Toledo y repudiaba la escandalosa corrupción (¿recuerdan a Montesinos?) de su régimen. Quien lo escuchaba y veía actuar creía estar ante un desequilibrado desafiante “que hace lo que le da la gana”, dispuesto a todo para seguir en el poder, sin importarle violar la Constitución. Ese todo-poderoso altanero, un día tomó un avión para ir a una Cumbre de Cooperación Económica Asia-Pacífico. En realidad -para sorpresa de sus más cercanos que se habían prestado a los desmanes, creyendo que él estaba fajao con ellos- estaba huyendo con sus alforjas llenas de dólares, mandó su renuncia a la Presidencia por un fax desde su habitación de hotel en Tokio y pidió asilo en Japón aprovechando lo de la doble nacionalidad peruana-japonesa. Años después, Fujimori fue apresado, juzgado y encarcelado en Perú pero en aquel inicio del siglo XXI, él simplemente dejó el pelero y dejó desamparados a muchos que le apoyaron en los atropellos.
Aquella madrugada del 23 de enero de 1958, un muy cobarde general Pérez Jiménez, al que hasta ese día no pocos creían muy fajao y duro (lo era para ordenar cárcel y torturas mientras el poder era todo suyo con jueces y policías a su servicio) se fue corriendo junto a unos pocos familiares y cercanos, con varias maletas cargadas de millones de dólares robados a la caja de Miraflores, se montó en el avión presidencial al que el pueblo con burla llamaba La Vaca Sagrada y se fue a Dominicana donde reinaba otro sátrapa como él: Chapita Trujillo (lean La fiesta del chivo de Vargas Llosa). Tiempo después se fue a Madrid bajo el cobijo de otro militar criminal y dictador: Francisco Franco. Como sabemos, en el aeropuerto de La Carlota, en las prisas de la huida, se le quedó una de las maletas rebosante en dólares, una de las pruebas para juzgarlo más adelante por corrupción. En Caracas y otras ciudades, el pueblo enardecido asaltó las mazmorras horrendas de la Seguridad Nacional, liberó a cientos de presos políticos y festejó el fin de la dictadura de aquel que decía gobernar en nombre de Bolívar y la patria. ¿Qué habrá pasado por la mente de aquellos sapos, que se habían prestado para delatar y perseguir con arrogancia y sin humanidad, cuando se vieron abandonados por el jefe, desamparados, viendo al que les ordenaba ejecutar tropelías irse gordo en peso y en dinero, indiferente a la suerte de ellos? El a vivir vida de ricachón mientras a ellos solo les quedaba huir miserablemente por caminos polvorientos o decir “yo no sabía”.
En estos tiempos modernos los sátrapas y corruptos no huyen con maletas llenas de dólares. Usan internet y transferencias. Ya tienen muchos cientos de millones de dólares de la mega corrupción robo-lucionaria en los paraísos fiscales, obtenidos con las comisiones y los guisos de las emergencias-eléctricas y otras del manejo de los dineros públicos sin controles, transferidos electrónicamente. Ya se conocen demasiados escándalos de altos funcionarios de franela roja (de esos que aplaudían a rabiar lo de “ser rico es malo; defendamos la patria y la revolución; Obama deroga el decreto ya”) los que han brotado llenos de pus en los casos de la banca de Andorra (viceministros, etc.), de Madrid, Suiza, los Panamá Papers, tres ex tesoreros ahítos de riquezas en EE UU, los negocios de Pdvsa en Houston (por los que hay dos altos jefes, con súper mansiones, empresas y gordas cuentas, allá presos), las mansiones y yates en “La Romana” (RD), los guisos de PudreVal, los “bicentenarios podridos”, los “negociones y maletines” con los Kirchner, las importaciones de alimentos, las importaciones ficticias con sucres desde Ecuador, el Albanysa, los enormes guisos de la emergencia eléctrica (bolichicos, viceministros, etc.), la mafia del hierro, la de las cabillas, el cadivismo rojo y las empresas de maletín con sus 25 mil millones de dólares en un solo año (Giordani dixit), los seguros de Pdvsa, los sobrinos y más.
Los implicados en todos esos casos eran jefes, altos jefes, con franela roja y/o verde. Los que mandaban. Los que acompañaban y acompañan las cadenas aplaudiendo a rabiar. Los que gritaban revolución, patria y hacían juramentos “contra el imperio, contra el capitalismo, por el pueblo”. Los que obligaban a empleados a firmar contra Obama so pena de despidos, pero ellos ya tenían sus bienes en el imperio. No son solamente dos o tres, que podrían considerarse los “casos que nunca faltan”. Son muchos. Muchísimos. ¿Y los que no han sido descubiertos aunque en muchos casos han sido denunciados con suficientes elementos pero el sistema de complicidades del poder impune los protege?
Sin pueblo le huyen al referéndum
Maduro y el cogollo rojo corrupto se han ido quedando sin pueblo. Por eso andan desesperados bloqueando el referéndum revocatorio, es decir, la consulta electoral para que el pueblo decida con votos, en paz. Si tuvieran pueblo, si tuvieran votos, no harían tan desesperada campaña ni le ordenarían al CNE (a las cuatro rectoras de franela roja) poner tantos obstáculos. Por eso la barbaridad violadora de la Constitución del “decreto de estado de excepción”, la amenaza de “hacer desaparecer la AN”, es decir, violentar la decisión soberana del pueblo que en abrumadora mayoría eligió al Poder Legislativo cuyas funciones establece la Constitución. Por eso ordenan a lo que Ramos Allup llama “el bufete jurídico del gobierno” a bloquear todas las buenas leyes que aprueba una AN que trabaja, tan diferente a la anterior que no hacía nada. Por eso intentan crear una crisis de caos político, provocando violencia, negando soluciones pacíficas y electorales, además de armar otra vez el show bufo de la “agresión extranjera” que ya quedó en ridículo cuando lo de “la invasión de Obama”.
   
 Mandan a los jefes de oficinas públicas a violentar derechos de sus trabajadores, amenazarlos y hasta despedirlos. ¿Esos jefes de oficinas se han puesto a pensar en que como Fujimori, Pérez Jiménez y los que ya se fueron a Miami y Andorra, el cogollo corrupto rojo los van a dejar abandonados? 
   
Y mandan a los jefes de oficinas públicas a violentar derechos de sus trabajadores, amenazarlos y hasta despedirlos. ¿Esos jefes de oficinas se han puesto a pensar en que como Fujimori, Pérez Jiménez y los que ya se fueron a Miami y Andorra el cogollo corrupto rojo los van a dejar abandonados? Mandan a unos pocos militantes de base -los que quedan cada vez menos- a organizar unos grupos CLAP que se enfrenten a trabajadores para asaltar plantas industriales o a unas dizque milicias para amedrentar a sus vecinos. ¿Acaso los grandes jerarcas luego se los van a llevar junto con ellos a susparaísos fiscales a vivir vida de ricos y famosos con yates y mansiones? Si, Luis. Los van a dejar abandonados y desamparados.
Para la Venezuela con futuro y democrática que se comenzará a reconstruir será útil y positiva una fuerza política que derive del actual chavismo. Los gobiernos y la ciudadanía deben garantizar que no habrá cacería de brujas sino respeto. Para eso -como recordó gente de Provea- será necesario que el chavismo se reinvente políticamente, sin renunciar a sus ideas ni a sus principios. Por el contrario, reconquistándolos de esa claque de corruptos y totalitarios que los secuestraron.
   
 
Foro por la Vida califica decreto como ruptura del orden constitucional
Dice el documento que “Este decreto de Estado de excepción y declaración de emergencia económica establece una ruptura del orden constitucional que coloca en situación de riesgo y vulnerabilidad al conjunto de la población venezolana, en un contexto de grave afectación de los derechos sociales dado un contexto de mucha escasez de medicinas y alimentos; además de graves problemas con el suministro regular de agua potable y electricidad. El decreto pretende legitimar el ejercicio arbitrario y discrecional del Poder Público por parte del Ejecutivo Nacional, sin control o balance del resto de los poderes públicos. Constituye una ruptura del orden constitucional que se expresa en los siguientes aspectos: 1) Usurpación de poderes. El decreto elimina atribuciones constitucionales de la Asamblea Nacional (AN) 2) Pretende dar legalidad a una doctrina que considera la Seguridad Nacional un valor superior a los derechos de las personas. Al mismo tiempo califica de hecho a toda persona o grupo que se oponga al Gobierno nacional como enemigo interno 4) Promoción de mecanismos ilegales para el control del orden público, mediante la atribución de funciones de vigilancia y control para garantizar “la seguridad y soberanía del país” a grupos de filiación político-partidista.
 

Publicar un comentario

VΞЛΞZUΞŁΛ+ @AlbedrioRadical

Fotos

Frase de Einstein

Entradas más populares de este blog

La gran carta de la oposición venezolana está aún por jugarse

El fin del mundo

Edición 607: La mentira del dólar cucuteño – Miguel Salazar.