ABC de la semana del 15 al 22 de JULIO de 2016



CUIDADO CON LOS MINICARACAZOS


editorial
La imagen de un hombre en silla de ruedas desafiando a un blindado de la Guardia Nacional Bolivariana que lo embiste, que lo acosa, que lo amedrenta, sugiere un cuadro o más bien una escena que describe con exactitud  los tiempos trágicos que vive Venezuela, los tiempos de Maduro, los de una “Venezuela en la decadencia”.
La mirada firme del hombre sentado en la silla, casi en solitario, que mira al monstruo verde oliva que lo acecha, sin más armas que su convicción de que no hay otro camino, que no hay otra fórmula para ser escuchado, tanto él como todo el poblado donde habita. Tucupita, tierra de waraos, lleva dos días en la calle protestando por “hambre”.
Otra imagen acompaña la anterior, es una cadena de pobladores con sus manos atadas con cintas plásticas echados en el piso. Las noticias hablan de 148 detenidos y tres fallecidos en dos días de protesta. Varios comercios saqueados y el pueblo militarizado. “Protestamos por hambre” se lee en los manifiestos y una mujer que se atreve a dar su testimonio describe cómo una hija suya se desmayó por hambre.
Hace unos días este poblado también fue noticia cuando su población  indígena tomó sus curiaras, y navegó los caños del Delta para dirigirse al centro de validación de firmas para exigir se inicie el proceso revocatorio para cambiar al Presidente de la República. Ahora este mismo pueblo se suma a otros como Maracaibo y Cumaná cuyos habitantes  se han lanzado a la calle a exigir alimentos.
La crisis humanitaria que sufre el pueblo venezolano ya es tema que ocupa a la mayoría de los líderes mundiales. El Papa, Obama, la OEA, La Unión Europea y hasta los tradicionales aliados del chavismo concluyen en la necesidad de un cambio en el país.
Pero tal parece que eso no está incluido en la agenda de Nicolás Maduro. Cumaná y Tucupita hablan por el gobierno. No se acepta la crisis humanitaria y quien proteste será reprimido, encarcelado y pasado a juicio. ¿Cuántos son 100, 200, 300? Eso no importa. Siguiendo el método cubano la protesta no es aceptable, el diálogo no tiene audiencia con gente que reclama.
Los voceros oficiales viven en un espacio paralelo. “Venezuela es un país donde se respetan los derechos humanos” dice una defensora pública. La ministra de Salud asegura que no hay tal crisis humanitaria y expresa sin inmutarse: “Cuando me dicen que falta algún medicamento siempre pregunto ¿Cuál medicamento?” y las páginas oficiales indican que el Sistema de Abastecimiento Seguro garantiza que “los alimentos lleguen a todos los venezolanos”.
Los analistas sostienen que las protestas por hambre siguen atomizadas y surgen de manera espontánea. Y ciertamente la militarización es una medida que trata de garantizar que situaciones como las de Cumaná y Tucupita se conviertan en un segundo “Caracazo” o incendien la pradera en todo el país.
La válvula de escape para una salida pacífica, “el revocatorio”, está siendo atascado por el TSJ, el CNE y el gobierno. La represión desmedida en estos dos poblados y el cierre de una posibilidad electoral indican cuál es la postura gubernamental.
Esto quiere decir que no hay una consideración de cambio desde el gobierno, no se acepta una salida electoral ni las recomendaciones de renuncia del Presidente que se solicitan a lo interno del PSUV. ¿Será entonces que el gobierno ha optado por la ruta difícil para todos?
¡Cuidado con los minicaracazos!
FUENTE;


Publicar un comentario

VΞЛΞZUΞŁΛ+ @AlbedrioRadical

Fotos

Frase de Einstein

Entradas más populares de este blog

La gran carta de la oposición venezolana está aún por jugarse

Edición 607: La mentira del dólar cucuteño – Miguel Salazar.

Festival Internacional de Teatro y Títeres inicia este 2 de noviembre en Caracas