¿Cuáles son las perspectivas del mercado cambiario luego de la gestión de Pérez Abad?; por Víctor Salmerón

Como queda el mercado cambiario tras la gestion de Peez Abad por Vctor Salmern

El pasado 15 de febrero Miguel Pérez Abad, quien ya estaba al frente del Ministerio de Industria, tomó las riendas de la vicepresidencia de economía, posición que ocupó hasta el 2 de agosto, cuando Carlos Faría asumió ambos cargos. El centro de su gestión, que no logró sumar seis meses, fue el sistema cambiario, donde se propuso llevar adelante un ajuste que, tras propiciar una importante devaluación de la moneda y aumentos de precios, quedó incompleto, sin generar los beneficios prometidos.
El 9 de marzo Pérez Abad se dirigió al país en cadena de radio y televisión para anunciar un nuevo esquema cambiario que según afirmó, garantizaría que las empresas que necesitan materia prima, insumos y equipos para producir adquieran los dólares a tiempo, a fin de evitar la paralización de plantas y el descenso de la producción. Para la importación de rubros esenciales, como medicinas y alimentos, nació el tipo de cambio protegido (Dipro), con una tasa que hasta ahora se mantiene en 10 bolívares por dólar. Para el resto de los sectores llegó el tipo de cambio complementario (Dicom), destinado a flotar “según la dinámica económica del país” y a convertirse en una alternativa legal que pulverizaría al mercado paralelo.
El Plan
La estrategia consistió en permitir que el precio del dólar ascendiera rápidamente en el Dicom con el objetivo en mente de que una vez se situara bastante cerca del tipo de cambio paralelo, unificar estas dos tasas y crear un mercado legal donde el dólar fluctuaría de acuerdo con la oferta y la demanda, propiciando que las empresas privadas utilizaran dólares propios para importar.
Además para contener al dólar paralelo se moderó la emisión de dinero en el Banco Central, a fin de que no aumentase en mayor medida la cantidad de bolívares persiguiendo billetes verdes y se adoptó una relativa disciplina en el gasto público.
La primera parte de la estrategia se llevó a cabo. La moneda sufrió una devaluación meteórica en el Dicom, donde el precio del dólar saltó 212% desde 206 bolívares el 10 de marzo hasta 644 bolívares el 3 de agosto y, si bien disminuyó la brecha con el dólar paralelo (una ley prohíbe publicarlo), aún se mantiene una diferencia cercana a 40%. La unificación y la apertura del mercado no se concretaron.
La inconsistencia
Luis Vicente León, director de Datanálisis, explica:
“Siguió existiendo un estímulo para el arbitraje, es decir, para obtener dólares a la tasa protegida de 10 bolívares o a la del Dicom y revenderla en el paralelo. Por lo tanto, la demanda de divisas continuó siendo infinita. Por otro lado, si bien el paralelo detuvo su ascenso y bajó un tanto, se estabilizó en un punto donde sigue habiendo una brecha muy importante con el Dicom. El paralelo no cayó más, aun habiendo menos bolívares en circulación, por la desconfianza y la elevada inflación que hace que se prefiera el dólar al bolívar”.

LuisVicenteLeonxRobertoMata-2258
Luis Vicente León retratado por Roberto Mata
Alejandro Grisanti, director de Ecoanalítica, detecta otro punto débil:
“Depreciar el Dicom para unirlo al tipo de cambio paralelo fue costoso. Lo lógico hubiese sido ofertar dólares en el paralelo, tumbarlo con un poco de oferta, en vez de devaluar en la magnitud que se hizo. Pero se estaba en lo correcto en la idea de crear un mercado paralelo legal como existió entre 2003-2010”.
Tamara Herrera, directora de Síntesis Financiera, considera que no había condiciones para la unificación de las tasas y la creación de un mercado donde el dólar fluctuara.
“Una unificación exitosa solo es posible si tienes: un tipo de cambio creíble y sostenible, activos externos suficientes y visibles de forma transparente, acceso predecible a las divisas, una política fiscal y monetaria estabilizadora, regulación económica razonable y sin acoso a la producción y gobernabilidad. ¿Puede lograrse esto bajo el actual Gobierno? Creo que no es posible”.
Alejandro Grisanti por Andrés Kerese 640 a
Alejandro Grisanti retratado por Andrés Kerese
Las consecuencias
La reforma incompleta e inconexa que se llevó a cabo tiene como consecuencia que los venezolanos han sufrido la parte dura del ajuste, la devaluación en el Dicom y su impacto sobre los precios, sin ningún beneficio.
Luis Vicente León afirma:
“Hemos sufrido los costos del ajuste sin obtener nada a cambio. Se devaluó la moneda pero la demanda de divisas sigue siendo infinita. A su vez la devaluación aceleró la inflación e hizo que Pérez Abad chocara con los radicales del Gobierno que culpan al Dicom por el incremento de los precios. Además se contrajeron las importaciones y no hubo mayor producción”.
Alejandro Grisanti indica:
“El país sufrió el costo del ajuste, el impacto en los precios por la devaluación del Dicom, mientras que no ha visto los beneficios que tendría un mercado de divisas libre y abierto donde los dólares no se asignen a dedo y haya mayor transparencia, así como participación del sector privado. Uno de los graves problemas del Gobierno es su falta de gerencia y coordinación en materia económica”.

LoquevieneTamaraHerreraxMata-9142
Tamara Herrera retratada por Roberto Mata
Las perspectivas
Alejandro Grisanti estima que muy probablemente el tipo de cambio paralelo comenzará a aumentar nuevamente.
“En el cuarto trimestre del año crece la liquidez y hay una mayor demanda de dólares para importar. La combinación de mayor demanda de divisas e incremento del gasto fiscal hace prever que el dólar paralelo va a tener una tendencia al alza. Mi recomendación es que las personas tomen en cuenta esta situación y que las empresas petroleras que disponen de divisas que pueden y necesitan vender en el Dicom, lo hagan cuanto antes para no correr el riesgo de una modificación en la normativa”.
Tamara Herrera considera que el país está frente a la posibilidad de una nueva aceleración de la inflación en vista de que la administración de Nicolás Maduro podría aumentar la emisión de dinero en lo que resta de año.
“Tengo el temor de que la moderación monetaria desaparezca en el segundo semestre por razones estacionales y políticas. Si la expansión monetaria vuelve a desquiciarse vamos a ver un alza del dólar en el mercado paralelo y un impacto importante sobre los precios. Nuevamente se acercaría la posibilidad de caer en hiperinflación. En el segundo semestre puede mejorar un poco la oferta de divisas pero el país terminará el año en peor condición que en 2015”.
Luis Vicente León también considera que hay mayores riesgos.
“Es muy probable que regrese la presión en el mercado paralelo. Ahora hay menos confianza y ha desaparecido la esperanza de un proceso de apertura, además de posibilidades de mayor conflictividad política”.
♦♦♦
Lea también:
Luis-Zambrano-Sequin-Mas-que-un-ajuste-la-economia-requiere-una-reforma-estructural-por-Victor-Salmeron (1)


Publicar un comentario

VΞЛΞZUΞŁΛ+ @AlbedrioRadical

Fotos

Frase de Einstein

Entradas más populares de este blog

La gran carta de la oposición venezolana está aún por jugarse

El fin del mundo

Edición 607: La mentira del dólar cucuteño – Miguel Salazar.