El peor momento para una serie de TV sobre Chávez

hugo 1

A propósito del estreno de la serie de Televisión “El Comandante” del canal Sony Pictures Televisión, una reflexión oportuna sobre un programa que resulta muy inoportuno para todos los venezolanos
Venezuela no está para seriados televisivos que busquen seguir alimentando el mito “personalista” en torno ¿al legado? del comandante difunto.
El legado del comandante difunto no es otra cosa que esta ruina en la que se encuentra Venezuela.
Esta ruina desoladora de pánico y hambre donde la gente quema viva a sus conciudadanos y unas abuelas se apuñalan en la vía pública para arrancarse un pollo de los brazos.
El legado es que a los pobres les quitan el derecho a ser propietarios de sus viviendas.
El legado es un bebé muerto en un hospital infectado de ratas.
El legado de la revolución bolivariana es un bebé muerto en un cuarto sin luz ni agua.
El legado también es una indefensa “tuitera” presa en el sótano de un calabozo hediondo a orines y lleno de cucarachas.
El legado es terror, desamparo y devastación.
Y es que la soberbia de algunos ejecutivos de la industria de la televisión se compara a la de ciertos políticos hambrientos de poder como los que nos gobiernan. Siempre haciendo experimentos “poblacionales” en busca del respaldo popular, con el único fin de permanecer al mando. De conquistar audiencias.
Valiéndose de cualquier recurso -por más vil que sea- sin medir las consecuencias de sus actos. Manipulando emociones para garantizar el share. Implantando valores para evitar el churn. En una inescrupulosa batalla a muerte para escalar en el rating.
La línea ética que separa a la televisión de los gobiernos se hace cada vez más delgada.
Y es precisamente el tema central del asunto: la imagen fabricada en torno a la figura de Hugo Chávez Frías y la irresponsabilidad que conlleva el seguir promoviéndola ahora en formato “telenovela”. Aunque los directivos de Sony Pictures Televisionaseguren que se trata más bien de una bio-teleserie. ¿Bio-teleserie? ¿Con qué se come eso?
En estos días oscuros de nuestra historia y agobiados por las dificultades de sobrevivir,lo último que queremos los venezolanos es resucitar fantasmas que nos ahoguen más en ese humo denso y turbio de la ceguera histórica.
Lo último que queremos para nosotros es una serie de TV inspirada en la vida de Chávez que se llame “El Comandante” para seguir mareando -la niebla propagandística- que nos ha impedido resolver salidas y comprender las consecuencias del pasado. De los irreparables errores del pasado.
Víctimas de experimentos para el control de masas -como ratones de laboratorio- confundidos por un aturdimiento cognitivo que nos impide ver cuál es la ruta de escape.
Humo. Cenizas. Humo
La pura verdad, la que nos hace morder la lengua, es que fueron los medios de comunicación los que contribuyeron a enarbolar el mito político decadente que fue este señor.
Pero no fue hasta la contratación de las grandes corporaciones trasnacionales demarketing –las más poderosas del mundo- que la figura de Chávez se injertó en lapsique de la audiencia venezolana.Gigantes consorcios publicitarios de España, Francia, Canadá y Estados Unidos que así como vendían Coca-Colay zapatos Reebok vendieron a Chávez en el mundo entero.Artífices del más escandaloso lobby geopolítico de la historia.
¿Quién dudaría de su efectividad? ¿Quién es tan ingenuo?
El dinero que hoy nos falta a los venezolanos no solo fue a parar a los bolsillos de la nefasta cúpula corrupta bolivariana – que lo sigue liquidando- sino a las bóvedas de estas grandes compañías de publicidad.
Elucubradores expertos en -control afectivo- y manipuladores del inconsciente colectivo que se dedicaron a construir el poster de ese militar sin muchas “luces” que gobernaba un país llamado Venezuela.Un militar enamorado de sí mismo con una caudalosa chequera
¿Cómo íbamos a estar preparados para tan elaborada invasión mental de penetración?
Soy de los que piensa –obstinado teórico de la comunicación de sobremesa- que aquellos dos minutos en vivo por televisión nacional que le permitieron acuñar el derrotista “…por ahora” fueron la clave de su posterior ascenso a la Presidencia de la República.
Una posibilidad entre millones para un teniente coronel del ejército más conocido por sus reiterados fracasos – personales y profesionales- que por la agudeza de sus pensamientos.
Un agitador de oficio que se destacaba en la fuerza no por sus habilidades estratégicas y tácticas, sino por ser bueno echando cuentos y mamando gallo.
Alguien sin duda, con poco brillo intelectual,  pero que sabía dirigirse a la gente a punta de carisma folclórico y echadera de broma. Y nos cayó frutero.
Esta desgracia que nos ha ocurrido a los venezolanos ya la hemos pagado demasiado cara como para que nos vengan a banalizar ahora con un cool biopic sobre Chávez.
Andrés Parra, el actor colombiano que interpreta al “Comandante” fue quien hizo también de Pablo Escobar en la exitosa serie “El Patrón del Mal”, convirtiendo al peor monstruo narcotraficante de todos los tiempos, en un fenómeno pop sin precedentes que ha conquistado Hollywood.
Los estudios Sony apuestan a lo mismo con “El Comandante” y a ciencia cierta, lo último que les importa es la “audiencia” de Venezuela que dentro de poco hasta “les cortan el cable”.
Los colombianos pudieron dejar atrás los peores días del narco-terrorismo pero nosotros los venezolanos parece que apenas empezamos a conocer el lado más siniestro de nuestros propios “capos” gubernamentales. Valga la aclaratoria para los “creativos” libretistas de la serie.
Aquello de que “La revolución no será televisada” hoy pierde cualquier sentido.
La próxima revolución que se desencadenará en Venezuela será la más televisada de la historia moderna de la humanidad.
Y por primera vez la audiencia será la protagonista de su propia película.

http://elestimulo.com/ub/chavez-no-es-cool-o-como-se-banaliza-la-desgracia-de-un-pueblo/
Publicar un comentario

VΞЛΞZUΞŁΛ+ @AlbedrioRadical

Fotos

Frase de Einstein

Entradas más populares de este blog

Edición 607: La mentira del dólar cucuteño – Miguel Salazar.

La gran carta de la oposición venezolana está aún por jugarse

Festival Internacional de Teatro y Títeres inicia este 2 de noviembre en Caracas