Tras sesión de la OEA, Luis Florido ve camino a la “negociación política” que permita elecciones

enpais

La sesión de este martes en la Organización de Estados Americanos (OEA) en la que se discutió el informe presentado por el Secretario General de la organización, Luis Almagro, no distó mucho de la ocurrida en junio de 2016.


Tanto gobierno como oposición se atribuyen una “victoria” sin elementos sólidos que sustenten el “logro”. Sin embargo, algunos hechos destacaron.

Uno, la amenaza de países como México, Canadá, Estados Unidos, Paraguay y Colombia de retirarse si continuaban los insultos del vicecanciller venezolano, Samuel Moncada. El otro hecho corresponde a la votación de 20 países para discutir la situación de Venezuela pese a la solicitud del gobierno de que esta fuese suspendida.

Sin hechos tangibles a la vista, el diputado y presidente de la Comisión de Política Exterior de la Asamblea Nacional, Luis Florido lo valora de una forma positiva aun y cuando la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) en una sentencia dada a conocer horas antes de la sesión en la OEA, emplaza al presidente Nicolás Maduro a “revisar” la permanencia de Venezuela en distintos organismos multilaterales.

¿Cuál es su lectura de la sesión del martes en la OEA?

LF: Fue un paso gigante para los venezolanos. Primero, 20 es más que 11. Tuvimos el respaldo de 20 países aunque el gobierno de Nicolás Maduro trata de vender como un éxito la sesión pero fue un fracaso para la política exterior de Nicolás Maduro. Trataron de impedir a toda costa que se diera el Consejo Permanente. El lunes trataron de que se anulara y desconvocaran y no pudieron y el martes, trataron por una hora de evitarlo y tampoco lo lograron.

Por tanto, lo de ayer es muy importante porque es el reinicio y se retoma la activación de la Carta y comenzará un proceso para su aplicación. Esto va a ser un proceso. Tenemos de aquí hasta junio donde va a ser la Asamblea General en México y la información que tenemos es que todos los meses se van a producir reuniones del Consejo Permanente para ir evaluando la situación, los avances en materia de democracia, del canal humanitario y del respeto a la Asamblea Nacional.

Ayer quedó claro que en Venezuela se rompió el orden constitucional y la mayoría de países así lo reflejaron en sus declaraciones. Por supuesto, todos abogan, como lo hacemos los venezolanos, por la salida pacífica, electoral y en donde el pueblo sea el que decida. El gobierno trata de impedirlo con todo tipo de argucias como la sentencia del TSJ o la declaración del vicecanciller como estrategia para crear la sensación de que Venezuela va a separarse del sistema interamericano.

Pero hay que recordar que, Delcy Rodríguez es la canciller que más ha asistido a la OEA. En cuatro oportunidades el año pasado y dos este año. Es decir, ratifican la importancia de la OEA como un mecanismo multilateral. Si no les importara la OEA no habrían venido.

Usted habla de un logro pero analistas coinciden en que no se logro una votación o algo en concreto ¿En qué sentido mide usted ese logro?

LF: Yo creo que sí se logro. El hecho de que cada país se expresara con respecto al informe de Almagro. Por primera vez en la OEA se habla con claridad de los presos políticos, por primera vez se habla con claridad de la crisis humanitaria y de las necesidades de restituir el respeto a la Asamblea. Es decir, estamos hablando que, por primera vez, se tocan temas que son vitales para el país.

Al final, la sesión concluyo con una declaración que leyó Canadá donde se comprometen esa mayoría de países (20) a buscar mecanismos para encontrar salidas a la situación que vive Venezuela. Creo que para nosotros es una gran victoria. Si hubiese sido solo un evento donde se toca el caso venezolano y no queda un compromiso a futuro, entonces yo te diría que el análisis pudiese ser otro. En cambio, aquí quedo el compromiso de reunir el Consejo Permanente todos los meses, de aquí a la Asamblea General en México, para definir el plan de acción a tomar.

Sin embargo, a Bolivia le toca la presidencia pro tempore del Consejo Permanente, ¿cree que esto pueda ralentizar el proceso?

LF: Mira, el embajador de Bolivia, a pesar de que respalda a Venezuela y sus posiciones dentro del marco del Consejo Permanente dio una exposición muy institucional. De hecho, quien estuvo acompañando siempre la actitud de saboteo del vicecanciller Moncada fue Nicaragua pero de resto, los demás países fueron mucho más moderados y comedidos porque se cree en el sistema interamericano. La presidencia pro tempore es eso, pro tempore, un director de debate pero cuando hay una mayoría clara que esta dispuesta a convocar al Consejo Permanente pues, sencillamente ocurre y se le convoca.

Habla de la presencia de la Canciller como señal de que al gobierno le importa lo que ocurra en el organismo pero el presidente Maduro señaló que, en base a la sentencia del TSJ, estudiará la permanencia de Venezuela en la OEA y en otros organismos internacionales, ¿no cree que la decisión del TSJ y que ésta se diera antes de la sesión de la OEA es una muestra de que no les importa lo que se hable en el organismo?

LF: Creo que, forma parte de su estrategia discursiva. Son solo palabras. Si se quisieran salir de la OEA, ¿qué sentido tendrían haber mandado a la Canciller a esa instancia? Si quieren salirse de la OEA pueden hacerlo en el momento que quieran pero quedarían muy mal ante la comunidad internacional y ante los países que integran la OEA. De hecho, Nicaragua, Daniel Ortega, se reunió con Luis Almagro y acordó con el organismo un tránsito a la reinstitucionalización del país. Un acuerdo a tres años. En Haití, a pesar de sus criticas el martes, recurrió a la OEA para que le ayudara en el tema del cronograma electoral. Y Surinam pidió una comisión de la verdad mientras, Ecuador pidió una misión de observación internacional. Es muy difícil para Venezuela salirse de la OEA. Es la instancia más antigua del continente. Yo diría que es todo lo contrario. El martes se ratifico que Venezuela se mantiene en la OEA.

Retomando la sentencia, usted se encuentra fuera del país, salió a pie por la frontera, ¿teme ser detenido a su regreso?

LF: Esta sentencia no solo limita la inmunidad parlamentaria, ratifica todo lo que dijo Almagro en su informe.


Yo, como todos saben, salí por la frontera, salí a pie. No tengo ninguna restricción más allá de un tema administrativo. Salí en uso de mi condición de diputado con inmunidad parlamentaria que me la dio el pueblo y no un Tribunal. Así que, a quien le asiste la razón, el derecho y el respaldo popular no puede andar con miedos. Uno sabe a lo que se expone en esta situación y por tanto, yo he aprendido a convertir el miedo en coraje, el coraje en fuerza y la fuerza en fe en el futuro de Venezuela.

Es decir, ¿regresará al país?

LF: Sí, voy a regresar muy pronto. Tengo una agenda aquí en la OEA para seguir hablando sobre los próximos pasos porque queremos que esto se mantenga en unos parámetros que incluyen la negociación de la OEA para que logremos los resultados. Luego, visitaré dos o tres países donde mantendré reuniones de alto nivel que anunciaré en los próximos días y posteriormente, regresaré a Venezuela. En el momento en que defina la fecha lo anunciaremos porque yo no voy a entrar de incógnito, yo voy a entrar por el aeropuerto de Maiquetía.

A parte de esas reuniones, ¿qué otras vías piensan tomar?

LF: Vamos a seguir con nuestras acciones que además, son concertadas. Nuestra acción internacional tiene que seguir adelante y entender que ahora va a venir un proceso que yo si creo que va a ser de negociación política pero que va a involucrar ahora a la OEA y para eso tenemos que estar claros los venezolanos. Los venezolanos lo que queremos es que haya elecciones.

Para el gobierno sería además, muy costoso detener diputados electos por el pueblo.

Pero está el caso del diputado Gilber Caro, quien lleva casi tres meses detenido sin ser presentado ante tribunales, ¿cree que al gobierno le importe ese costo político?

LF: A ellos le salió mal lo de Gilber Caro y ha sido muy costoso para ellos a nivel internacional. El caso esta en la Unión Interparlamentaria. Pero eso no nos va a detener. La Asamblea Nacional está dispuesta a seguir adelante.

Usted señala la posibilidad de una negociación, ¿cómo dibujarla sin que se parezca a lo que ustedes han calificado como “diálogo fracasado”? Y en donde de hecho, su partido Voluntad Popular (VP) no participó

LF: Es que, una cosa es un diálogo abierto sin una orientación clara y otra cosa es una negociación política para una salida electoral. Nosotros (VP) lo hemos dicho: hablar no es malo, ahora, hablar en las condiciones que nos puso el gobierno, en un diálogo que no tuvo resultados que en definitiva no tenia una orientación clara, no sirve. En cambio, la negociación política admitiría que se involucre un órgano como la OEA y permitiría generar la presión necesaria para que se concluya en algo que sea favorable para el país. Aquí quien tiene que salir airoso es el país, los venezolanos , el pueblo. Tenemos que obligar al gobierno a que se mida.

Después de lo ocurrido el martes, ¿siguen apostando a la Carta Democrática?

LF: Definitivamente. El articulo 20 permite eso, la negociación política, los buenos oficios no para un intervencionismo en Venezuela sino para facilitar salidas.

En ese escenario de una posible negociación política con el gobierno, ¿VP participaría?

LF: Es que, el marco de la negociación política en este momento no esta definido. Habría que hacerlo, la forma y condiciones pero no estamos hablando de retomar diálogos como el de antes. La negociación política es simplemente unos facilitadores que permitan encontrar los puntos de encuentro para una salida electoral. No tenemos que hacer el formato que se hizo y que es el que busca el gobierno, que es el formato de la fotografía para descalificarnos ante el país. Aquí estamos hablando de una negociación donde la OEA tenga muy definido una agenda en función de avanzar hacia una propuesta de cambio político en el país.
Publicar un comentario

VΞЛΞZUΞŁΛ+ @AlbedrioRadical

Fotos

Frase de Einstein

Entradas más populares de este blog

La gran carta de la oposición venezolana está aún por jugarse

Edición 607: La mentira del dólar cucuteño – Miguel Salazar.

TSJ disuelve la AN electa por el pueblo: Es un autogolpe y ahora Maduro gobierna de facto