¿Cuál soberanía? Arribaron 548 contenedores de alimentos importados de México

La agricultura ha sido uno de los sectores productivos nacionales más golpeados a lo largo de este régimen chavista-madurista.
Desde hace 18 años la producción agrícola y pecuaria cayó en desgracia por la instrumentación de un régimen económico controlador. En nada ha servido las expropiaciones de tierras, ni las fusiones de entes con sus respectivas divisiones, pues no ha servido para mostrar algún mínimo de eficiencia de soberanía alimentaria.

Sin alimentos ni galenos se encuentra el Hospital J.M de los Ríos

Los Comité Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) no sólo es distribución, tiene que ser fundamentalmente producción”, ha dicho el mandatario Nicolás Maduro.
Foto: Andrea Hernández / Productos importados de una caja CLAP el 18 de enero de 2017
A su juicio la principal función de los CLAP es convertirse en entes productivos. Sí, como no. “La función más importante de los CLAP es multiplicar la producción nacional”, ha mencionado  el hijo putativo de Hugo Chávez en su retórica.
Sin embargo, ni soberanía alimentaria, ni producción. Este viernes arribaron 548 contenedores de al Puerto de La Guaira originarios de la Ciudad de Veracruz-México, los cuales se sumarán a la cadena de distribución de los CLAP.
Según AVN, este arribo se enmarca en el plan de la Gran Misión Abastecimiento Soberano, informó Efraín Velasco Lugo, autoridad única del Sistema Portuario de Bolivariana de Puertos (Bolipuertos).

Consecomercio advierte impactos devastadores a comercios saqueados


Destaca que los alimentos llegaron a bordo del buque portacontenedores CNP PAITA, los cuales serán descargados en un tiempo estimado de 48 horas de operaciones aproximadamente, para su despacho directo a todo el territorio nacional.

Publicar un comentario

VΞЛΞZUΞŁΛ+ @AlbedrioRadical

Fotos

Frase de Einstein

Entradas más populares de este blog

La gran carta de la oposición venezolana está aún por jugarse

El fin del mundo

Edición 607: La mentira del dólar cucuteño – Miguel Salazar.