Caterina Ciarcelluti: "Desde niña he sido una guerrera" (+Foto y Video)

Caterina Ciarcelluti: "Desde niña he sido una guerrera" (+Foto y Video)

00:58
00:58

ANDREINA DOMINGUEZ U.
adominguez@bloquedearmas.com
Desde las calles de Caracas bajo un sol inclemente y a tan solo minutos de  salir a “marchar por el país”, Caterina Ciarcelluti, la popular “Mujer Maravilla”, que se ha dedicado en los últimos dos meses a manifestarse en contra del Gobierno, confesó al Diario 2001 que lejos de considerarse un “cuerpo perfecto”, se siente como cualquier ciudadana que no descansará hasta el renacer de la nación.
La modelo y entrenadora fitness de 44 años de edad está convencida que representa a todas las venezolanas, “con temple, fuerte, luchadora” y con un alma de guerrera que heredó de  sus abuelos quienes, por fortuna, lograron sobrevivir la II Guerra Mundial.






Revolucionaste las redes sociales luego que te fotografiaran en medio de una movilización  arrojando una piedra contra los cuerpos de seguridad, ¿por qué crees que llamaste la atención de la gente?
Creo que fue porque me asociaron con una mujer fuerte y decidida, tal como es la mujer venezolana con esa energía que nos caracteriza y es algo que veo muy positivo porque es precisamente lo que quiero irradiar, que las mujeres se sientan identificadas y se involucren en las marchas.




¿No crees que con el hecho de lanzar piedras incitas a la violencia?
No tolero la violencia, pero creo que si somos sumamente  pacíficos los del gobierno no se van a ir, no digo que haya una violencia extrema pero de alguna manera hay que presionar para que algo suceda.
Hoy día te reconocen como “La Mujer Maravilla” de Venezuela  ¿te consideras una heroína?
No (risas), ojalá tuviera superpoderes para hacer muchas cosas por el país que prefiero reservármelas.
¿Por qué te has mantenido en las calles?
Porque estoy convencida que esta lucha es continua, que no tiene un tiempo estimado. No  sabemos por cuánto será, por eso es necesario que la gente sienta su país, que le duela. Todos tenemos que hacer un esfuerzo, debemos entender que los cambios no se logran de un día para otro. Sin embargo, estoy convencida que al final vamos a lograr lo que tanto deseamos, un cambio para Venezuela.
¿Crees que este año sea posible ese cambio?
No puedo decir un tiempo, solo que sé que esta crisis hay que dejarla en manos de Dios, él es el único que sabe en qué momento habrá un cambio.
¿Crees que las movilizaciones de calle son la vía para lograr el objetivo?
Sí, estoy completamente segura, porque las manifestaciones producen cambios y no digo que el camino solo sea la calle, pero estas acciones pueden generar cosas que ni imaginamos.








¿Qué te motivó a unirte a las movilizaciones?
Simplemente sentí que era el momento de luchar por un cambio y ese cambio no es de la noche a la mañana. Se trata también de un cambio espiritual, de creer que Dios está con nosotros y que él hará que las cosas estén a nuestro a favor, aunque veamos el panorama más horrible eso no importa, es parte precisamente de este proceso, es parte de la limpieza que tiene que haber en Venezuela, por eso es que confío plenamente en Dios.
Has estado al frente de las protestas en muchas oportunidades, ¿qué situaciones has visto?
Allí he visto chamos entregados con ganas de que Venezuela sea otra. Hay euforia, adrenalina, rabia, tristeza, frustración,  es un cúmulo de muchos sentimientos. He visto gente llorando, heridos. Una vez vi de cerca cuando se llevaban en moto uno de los chamos que asesinaron.
Hay opositores que no apoyan las manifestaciones de calle por la violencia que se ha generado en el país, ¿apoyas todo tipo de protestas contra el Gobierno?
No, no estoy de acuerdo ni con los saqueos ni con el vandalismo que se filtra dentro de las marchas porque ese no es el camino que queremos, nosotros debemos ser diferentes, crear una nueva Venezuela, no una Venezuela de violencia.
¿Cómo consideras la postura de los cuerpos de seguridad del Estado durante esta oleada de protestas antigubernamentales?
Es una postura radical, ellos están defendiendo solo un sector que es el sector que apoya al Gobierno en lugar de defender al pueblo. Lamentablemente no puedo lograr que cambien, porque eso está en ellos, es muy difícil decir que en algún momento van a tomar otra actitud, puede ser que a la larga sí, pero es complejo porque sus ideales están muy arraigados, ellos tienen eso muy dentro de su cabeza porque lo que han visto durante los últimos 18 años es violencia, resentimiento y eso es lo que transmiten. Es imposible, cambiarlos de la noche a la mañana, ese es otro proceso que lleva su tiempo.




Ante la “represión desmedida” suscitada durante estas últimas semanas, ¿has sentido miedo de seguir participando?
Miedo como tal no, hay momentos donde tengo precaución, pero miedo no he sentido.
¿Has resultado lesionada?
Gracias a Dios no, pero sí me han pasado bombas lacrimógenas por los lados. Una vez casi me cae una en la cabeza pero logré esquivarla. Creo que siempre tiendes a correr peligro pero de igual manera me mantengo y me mantendré en las calles.
Tienes 44 años, sin embargo, transmites un espíritu alegre y jovial. ¿Siempre eres así?, ¿cómo te defines?
Yo soy una chama con un cuerpo de mujer. Soy muy saludable, hago muchísimo ejercicio, toda la vida he sido una atleta, trato de alimentarme sano aunque no soy estricta y me gusta ser muy positiva. Me adapto a todas las edades, puedo estar con un chamo, con gente de mi edad o personas más adultas y aun así pasarla excelente con todos.











¿Por qué crees que tienes un espíritu de guerrera?
Mi familia migró de Italia, mis abuelos vivieron  la segunda Guerra Mundial y creo que por eso soy como soy, ellos me hablaron miles de historias de guerra, cosas muy duras y eso me hizo más fuerte, es algo que llevo en la sangre. Hay gente que me conoce de toda la vida y sabe que desde niña he sido  guerrera, con esa energía siempre.
Cuéntanos de tu vida personal. ¿Estás casada?, ¿tienes hijos?
No tengo hijos y estoy soltera. Por ahora no tengo ninguna relación y creo que no podría tenerla en estos momentos porque tengo mi cabeza en la situación del país. Si se me presenta el amor de mi vida bienvenido sea pero por ahora esa no es mi prioridad, mi prioridad es Venezuela, dedicarle mis oraciones y estar en las calles manifestando mi descontento.
En las redes sociales hay personas que te critican por el hecho de publicar fotos mientras marchas porque aseguran que lo haces por fama, ¿qué les respondes?
Es como todo en la vida, imagínate, caerle bien a todo el mundo es imposible. Yo asumo ese rechazo que se genera en las redes sociales con mucha responsabilidad y madurez porque no vale de nada engancharte con ese tipo de personas, simplemente ellos pueden escribir y fácilmente los ignoro o los bloqueo para evitar contaminarme con ese entorno.
Hace más de tres semanas causaste furor en Twitter e Instagram, ¿En qué ha cambiado tu vida después de esto?
Mi vida cambió paulatinamente. Hoy día la gente me reconoce en la calle, me saluda con cariño pero eso no ha cambiado nada en mi personalidad, sigo siendo exactamente la misma persona, en ese sentido no me siento diferente.
¿En qué has aprovechado esa popularidad?
Simplemente en ser una portavoz para que la gente siga en la calle, para darles fuerzas, hacerles entender que este proceso es continuo, que el cambio tiene que ir para mejor y para ello  debemos cambiar primeramente nuestra mentalidad porque el cambio parte de nosotros.
Hay que ser optimistas, creer en lo que estamos haciendo, si vas a marchar y no crees que eso generará un cambio, no estás haciendo nada.
¿Desde cuándo vas a las movilizaciones opositoras?
Desde el primer día.
¿Cómo administras el tiempo para trabajar y cumplir con otras obligaciones?
Yo soy entrenadora fitness y los días que no hay marcha imparto mis clases al aire libre o a domicilio. Me adapté al momento que estamos viviendo, simplemente me organizo.
¿Has pensado en irte de Venezuela?
No, nunca, mi hermano vive fuera del país y siempre me ha dicho que me vaya pero mi país es mi país, con todos los obstáculos que tiene yo amo a mi país., no me imagino sin mi cerro Ávila que lo amo con locura, es mi razón de existir, es decir, yo veo el Ávila y es un amor inexplicable, una conexión mágica.





Tus palabras para el país
Venezuela es de todos, aquí todos estamos sufriendo las mismas dificultades, lo vemos día a día desde que te levantas y no consigues lo que buscas hasta la inseguridad que nos golpea a todos. Tenemos que entender que no merecemos esto, Venezuela es hermosa y nosotros merecemos  todo lo mejor porque este país nos lo proporciona. ¿Por qué tenemos que conformarnos con vivir mal? Merecemos prosperidad y abundancia.





Publicar un comentario

VΞЛΞZUΞŁΛ+ @AlbedrioRadical

Fotos

Frase de Einstein

Entradas más populares de este blog

La gran carta de la oposición venezolana está aún por jugarse

El fin del mundo

Edición 607: La mentira del dólar cucuteño – Miguel Salazar.